Aunque cada uno tenemos nuestros hábitos y trucos para cortar las uñas de los pies, a continuación, dejamos algunos consejos a seguir:



  • Las uñas deben cortarse de forma recta, limando ligeramente las esquinas (picos) con una lima de cartón.
  • El momento más adecuado es tras la ducha, ya que las uñas están blandas y es más fácil su corte.
  • Es mejor utilizar un cortaúñas o alicate recto, y elegir una postura que nos resulte cómoda y con la que evitemos los movimientos extraños.

Se debe tener un cuidado especial cuando cortemos las uñas de pacientes de riesgo como, por ejemplo, diabéticos o personas con problemas de circulación, ya que sus heridas pueden tener una recuperación complicada.

También hay que ser cauteloso cuando cortemos las uñas de los niños, ya que son muy pequeñas y los niños suelen moverse. Por tanto, es recomendable que los padres acudan una vez al año al podólogo para valorar y adecuar el corte a su forma del dedo, a la vez que se hace un seguimiento de la salud de su pisada.

En el caso de los deportistas hay que poner una especial atención para evitar las uñas encarnadas, una patología muy dolorosa y molesta.

La uña encarnada
u onicocriptosis sucede cuando un borde de la uña se clava bajo la piel del dedo y se puede producir por diferentes razones, como llevar las uñas mal cortadas o un calzado muy ajustado, entre otras.

Cuando se produce una presión sobre la uña puede ocurrir que esta se curve hacia abajo y se produzca un crecimiento comprometido en la zona del rodete ungueal o borde de la uña.


*Fuente: Podoactiva